Prólogo

A fines del año 2006, cuando asistí al curso de ScrumMaster dictado por Tobias Mayer no había muchas empresas por estas latitudes que tomaran las Metodologías Ágiles como algo serio. La mayoría ni siquiera habían escuchado de lo que trataba. Era el tercer curso de Scrum dictado en el país y el segundo de Tobías, que volvería unos años más tarde como invitado especial a participar de la primer conferencia Ágiles latinoamericana. Durante dicha conferencia, que organicé junto con algunos otros entusiastas, Tobías tuvo algunos intercambios fuertes en el panel de cierre con Mary Poppendieck y otros detractores de Scrum. Valientemente, aunque sin muchos argumentos, Tobias defendía a duras penas los sablazos que recibía de un lado y de otro sobre las fallidas implementaciones de Scrum que estaban poniendo en peligro la reputación de todas las Metodologías Ágiles.

Poco más de diez años después, las Metodologías Ágiles de desarrollo se han vuelto tan populares, que prácticamente no existen empresas que no las hayan adoptado o estén en proceso de adoptarlas. Desde pequeñas startups, puramente tecnológicas, hasta grandes corporaciones tradicionales, sin importar el tamaño o el mercado, consideran aplicar estas metodologías en algunas de sus formas. Lamentablemente, como suele ocurrir cuando algo se vuelve popular rápidamente, lo esencial se pierde en el camino. Aquel debate tan apasionado que llevaron adelante en ese panel de cierre, tiene hoy tanta vigencia como en aquel entonces. Seguir una receta sin comprender los fundamentos y buscar objetivos de corto plazo sin una visión holística dan como resultado que muchas organizaciones, a pesar de haber adoptado Metodologías Ágiles, no están realmente haciendo las cosas de modo muy diferente a como lo hacían antes.

Debido a esto, en mi punto de vista, el valor principal que aporta el libro de Federico va mucho más allá de un mero relato de experiencias. En todos los capítulos se busca dejar en claro cuáles son las ideas detrás de cada práctica y en definir el porqué antes que el cómo. El libro nos invita a recorrer de forma didáctica el camino completo desde la concepción de un nuevo producto hasta los detalles técnicos para desarrollarlo, de la mano de una metodología que maximiza el aprendizaje y la entrega de valor continuo.

Otro aspecto, por el que este libro se destaca, implica escuchar la experiencia de alguien que trabaja día a día con estas herramientas, poniéndolas en práctica no solo para enseñar a otros, sino para hacer su propio trabajo. Sin quitarle valor a todo el material que otras personas dedicadas a la consultoría han escrito, en mi opinión, es diferente la perspectiva de aquellos que realmente tienen que enfrentarse cara a cara con los problemas y resolverlos para lograr ser exitoso.

Estoy seguro de que este libro será un gran aporte a la comunidad y, ojalá, podamos desde Latinoamérica seguir generando material en castellano de calidad que ayude a difundir nuevos conocimientos en las áreas del desarrollo de software ágil.

Emilio Gutter - Fundador @10Pines